Conocer Jerusalem de turismo - mucho por ver


Seguramente la mejor manera de describir Jerusalem a aquel que no la conoce es definiéndola como ciudad de ciudades. La capital de Israel es la ciudad tres veces santa, lugar de peregrinación para musulmanes, judíos y cristianos.
Fruto de ello cada una de estas culturas ha ido dejando su impronta en las calles y barrios de Jerusalem. Por lo que de esta manera, ir a Jerusalem de turismo, es conocer varias ciudades en una sola.

Adentrarse en el barrio histórico de la ciudad es tener la sensación de que en apenas un puñado de callejuelas estamos descubriendo no sólo la parte central de una gran ciudad, sino también la esencia de varias pequeñas poblaciones. Cada una con sus gentes y costumbres diferentes. Un pequeño crisol de culturas ante el que es imposible no caer maravillado.

Este es uno de los principales motivos por el que cuando el viajero va a Jerusalem de turismo encuentra en ella algo diferente al del resto de ciudades del planeta. Estrechos callejones, bazares, burkas, vendedores en plena calle ofreciendo té a los clientes, y de repente, giras una esquina, y resulta que estás en medio de la Via Dolorosa, camino al Santo Sepulcro rodeado de una atmósfera completamente distinta.  Una sensación única y por cuyo descubrimiento ya merece embarcarse en un viaje de estas características.

Quienes van por primera vez a  Jerusalem de turismo terminan por caer rendidos ante lo envolvente de la experiencia. Sin duda, se trata de un viaje distinto a cualquier otro, porque está claro que Jerusalén es una ciudad muy especial. Santa para los creyentes, impactante para los no creyentes, un paseo por sus calles termina por hacerte partícipe de situaciones ante las que es imposible quedar indiferente.

Ese intrincado laberinto de pequeñas callejuelas ofrece una serie de estampas imborrables al viajero. Un visitante que aunque esté haciendo turismo en Jerusalem, al final termina por desconectar el chip del turista y termina por sentirse uno más en una experiencia inolvidable.

Dejarse llevar por el ambiente o por un guía que se conozca hasta la última piedra de la ciudad e ir descubriendo Jerusalén poco a poco, significa ir enamorándonos cada vez un poco más de una ciudad única y mágica. Para ello, nada mejor que confiar en la empresa más veterana del sector en Israel, United Tours, que proporciona un servicio de calidad 100% garantizado.