Viajar a Jerusalem - descubriendo sus alrededores

Viajar a Jerusalem con la idea de descubrir a fondo la ciudad es una tarea que puede no conocer final. Disponerse a callejear por su barrio histórico es algo que mueve a la sorpresa continua.

Resulta casi imposible salirse de la ruta habitual y no acabar descubriendo algún nuevo rincón en el que nos encantaría detenernos durante horas.
Quizás por ello, muchos terminan dejando de lado algunas de las maravillas que encierra viajar a Jerusalem.

Los alrededores de la ciudad esconden algunos lugares que deberían ser visita casi obligada y que sin embargo quedan ajenos a la mayoría de turistas.
Empezando por desplazarnos al celebérrimo Huerto de Getsemaní en el Monte de los Olivos, salirnos del centro de Jerusalem puede suponer descubrir una ciudad completamente nueva.

Nuevas perspectivas de Jerusalem desde uno de los mejores miradores del mundo, con la majestuosa Cúpula de la Roca alzándose imperial ante nosotros. Un lugar fotogénico como pocos a la hora de llevarnos algún recuerdo de nuestra visita.
Justo al lado del Huerto tenemos también un espectacular mirador sobre Cisjordania. Una visión asombrosa de la planicie desértica y la ciudad de Betania, donde podréis lanzaros a descubrir la tumba de Lázaro.

Desplazándonos algo más fuera de la ciudad, a menos de una hora de autobús, podemos descubrir también el Mar de Galilea. Un lago de aguas azules, repleto de peces y con una gran carga histórica que puede suponer un lugar ideal donde disfrutar de un paraje natural dejando atrás la metrópoli.

Porque sí, viajar a Jerusalem es viajar a una metrópoli, a una gran ciudad, con sus ventajas y desventajas. Con una oferta mareante con la que atraer al turista y con mil y un rincones que visitar, pero también, a veces, no está de más el poder alejarnos de todo ese alboroto y relajarnos en lugares menos concurridos. Miradores con vistas que te dejan sin aliento, visitas a pueblos alejados del turismo o lagos de agua azul donde el aire fresco nos acaricia.

Quizás viajar a Jerusalem sea el motivo central de nuestra visita a Israel, pero hay mucho más que descubrir sin irnos tan lejos de la ciudad santa.
El autobús es el medio ideal para viajar a Jerusalem. Muchas empresas conectan estos desplazamientos a los lugares de interés cercanos y algunas como United Tours también ponen a disposición  del visitante a un experto grupo de guías capaces de narrar con detalle la historia de cada lugar.