Jerusalén e Israel

Para muchos turistas Jerusalén e Israel son dos caras de la misma moneda. Cierto resulta que Jerusalén es la capital del país y sin duda su ciudad más conocida, pero esas tierras a orillas del Mediterráneo tienen mucho más que ofrecer que las maravillas que se guardan tras las murallas de tan magnífica ciudad. 

El viajero que se decida a recorrer el país hebreo descubrirá no sólo otras grandes ciudades llenas de encanto y repletas de atractivo como Tel-Aviv, Jericó, Akka, Nablús o Nazaret. Si no que también tendrá ante sí la posibilidad de hacer otro tipo de turismo que se salga de lo habitual cuando se piensa en Jerusalén e Israel.

Así, las rutas gastronómicas han ido ganando en popularidad poco a poco y a día de hoy son altamente demandadas por muchos turistas que además de alimentar el espíritu con la visita a lugares sagrados, también quieren nutrir su el cuerpo con las exquisiteces que esconde la cocina del país. 

Y no sólo hablamos de los típicos mercados populares que siempre centran la atención del visitante extranjero, sino de un turismo enológico que se ha visto reforzado gracias a la fama conseguida por los caldos cultivados en tierras hebreas. Las visitas a sus bodegas se imponen como obligatorias para todos aquellos que quieran descubrir una visión diferente más allá de la dicotomía formada por Jerusalén e Israel. 

Además, para aquellos que gusten de los viajes dónde el componente natural esté muy presente, Israel puede ser un sorprendente descubrimiento. 

Lejos de la clásica visita al desierto de Judea o al Mar Muerto, Israel destaca por los espacios naturales que alberga su zona norte, como por ejemplo la Reserva Natural de Banias, el Parque Nacional de Kochav haYarden o la Poza de Meshushim en los Altos del Golán. Allí esperan bosques de un verde reluciente que ofrecen infinidad de posibilidades al viajero deseoso de perderse en  travesías alejadas de las aglomeraciones urbanas.  

Una forma diferente de descubrir un país con mucho que ofrecer al viajero que quiera lanzarse a descubrirlo. Para ello son de gran ayuda las buenas comunicaciones por carretera que unen todo el país, de manera que el autobús se presenta como el medio de transporte perfecto. Jerusalén e Israel no tienen por qué ir siempre de la mano en lo referente al turismo, y una compañía como United Tours es la solución perfecta para recorrer el país de norte a sur y de este a oeste aprovechando sus magníficas ofertas y su gran flota de vehículos.